Flat Preloader Icon
NEXLEVO


Cómo ser más productivo y vivir mejor dejando de ser exigente y perfeccionista.

ser-más-productivo
31 Ene, 2021
Cristina Iglesias

No te engañes.

Ser exigente, es un defecto. Ser perfeccionista, también.

¿No estás de acuerdo? Te entiendo. Yo tampoco lo estaba.

Si te estás planteando cómo ser más productivo y vivir mejor, créeme: ser exigente y perfeccionista es ser como el burro que a ciegas y sin descanso persigue una zanahoria inalcanzable.

Te explico como he llegado a esta conclusión.

Ser exigente y perfeccionista es un defecto.

Todos, en mayor o menor medida, coincidimos en afirmar que:

  • Ser exigente es ser una persona que persigue hacerlo perfecto, llegar a lo más alto y ser el mejor.
  • Ser perfeccionista es ser una persona que cree que se puede y se debe alcanzar la perfección, que hacer algo no perfecto es inaceptable.
  • Recuerdo que en mis primeras entrevistas de trabajo siempre me preguntaban:
  • – ¿Cuál es tu mayor defecto?
  • Y yo contestaba con lo que creía que era una gran virtud disfrazada de defecto:
  • – Soy muy perfeccionista, muy exigente.

Y salía de allí pensando que, cómo no, la entrevista me había salido perfecta.
Pero estaba muy equivocada.

Quizás a ti también te pasa. Vas presumiendo de lo exigente y perfeccionista que eres como si eso fuese sinónimo de ser mejor profesional, de ser más responsable o buscar siempre los mejores resultados. Presumes de ser un gran líder porque te exiges el máximo tanto a ti como a tu equipo. Tu objetivo es hacerlo perfecto, ser el mejor, ser los mejores. Punto.

Pero no es cierto.

Vivir bajo el yugo de la exigencia y la perfección es vivir sintiéndote agobiado, presionado y estresado. Es reconocer el error y la equivocación como fracasos. Y fracasar te lleva a la decepción, al reproche y a la insatisfacción contigo mismo y con los demás. Es no estar abierto a recibir feedback, dar la espalda a probar y a aprender, y no estar abierto a equivocarte y a rectificar.

Así es difícil ser más productivo, ¿no crees?.

Sé de lo que hablo. Yo he vivido bajo ese yugo. He estado ahí, me he sentido así y me he comportado así. Es más, aún hoy, si no estoy atenta a mi forma de pensar y de actuar, me descubro a veces siendo el burro que persigue la zanahoria inalcanzable.

Ser más productivo dejando de ser exigente y perfeccionista.

Cuando te exiges el máximo y buscas la perfección en todo te conviertes en protagonista de una serie de procesos:

  • Pierdes el tiempo en una espiral de mejoras, correcciones y revisiones interminable.
  • Tus emociones son siempre negativas. Te sientes decepcionado por unos resultados que no llegan. Te encuentras frustrado por no estar avanzando como deberías. Y estás enfadado porque nadie rinde como esperabas.
  • Todo tu potencial de crecimiento y mejora desaparece. Eres incapaz de ver el feedback negativo, y el error o la equivocación como oportunidades de aprendizaje y desarrollo.

En mi etapa como jefe de equipo solía exigirme y exigir a mi equipo revisar hasta la última coma de cada documento. Me daba igual que fuese un e-mail, un acta de reunión o un documento de especificaciones. Tenía que estar perfecto. Me costaba delegar y tenía que revisar y controlarlo yo todo. ¿El resultado? Éramos ineficientes, estábamos estresados y nos enfadábamos continuamente. El trabajo salía. Nuestros jefes estaban contentos. Pero, ¿qué precio pagábamos? ¿Aprendíamos o mejorábamos? ¿Crecíamos como equipo? Desde luego que no, más bien todo lo contrario.

  • Como exigente y perfeccionista seguro que te suenan estas afirmaciones:
  • Tanto esfuerzo no me ha servido para nada, tenía que haberlo hecho mejor.
  • No se qué me pasa, por más que lo intento nunca lo consigo.
  • Estoy rodeado de gente mediocre, esto lo habría hecho mejor solo.

Tu foco como persona exigente y perfeccionista suele estar en lo que falta, en lo que ha salido mal o podría haber salido mejor.

Hay poco que celebrar porque nunca te sientes satisfecho. Piensas que el error es un fracaso.

¿Crees que así es posible ser más productivo?

Vivir mejor dejando de ser exigente y perfeccionista.

Piensa en tu hobby favorito. ¿Cuál es tu objetivo cuando lo practicas?

Mi hobby es viajar y lo hago porque disfruto conociendo otros lugares y culturas.

Si mi objetivo fuese que el viaje saliese perfecto, la planificación sería una estresante locura en la que tendría que considerar, y supuestamente controlar, hasta el más mínimo detalle. Ante cualquier imprevisto me sentiría frustrada, agobiada y enfadada porque el viaje ya no sería como yo esperaba. Tendería a pensar: tanto esfuerzo para nada.

Ahora que viajo con familia numerosa, mis prioridades y expectativas son distintas y los imprevistos se multiplican. Pero sigo disfrutando de la planificación, del viaje y de los recuerdos que me quedan a la vuelta.

¿Alguna vez sale un viaje perfecto? Nunca. ¡Pero es lo de menos!

En un hobby el objetivo es simplemente disfrutar, esforzarte por hacerlo bien y dar lo mejor de ti mismo.

¿Por qué crees que cada vez hay más gente que alcanza el éxito y consigue ser más productivo haciendo de su hobby su modo de vida?

Pues porque para vivir mejor no es necesario que seas el mejor o que hagas las cosas perfectas. El secreto es que disfrutes en cada momento de lo que haces.

Como dejar de ser exigente y perfeccionista.

Es muy simple. Solo tienes que seguir estos 3 pasos:

  1. Deja de perseguir hacer las cosas perfectas. Busca, simplemente, hacerlas lo mejor posible según tus necesidades, circunstancias y prioridades.
  2. Aprende a gestionar tus expectativas. Para cada nueva tarea o proyecto establece cuál es tu expectativa.
  3. Detalla tu expectativa. Tiene que ser concreta, medible, alcanzable, realista y limitada en el tiempo (criterio SMART).

Para cada situación y momento siempre es posible establecer una expectativa SMART. Te esforzarás y ofrecerás lo mejor de ti mismo. Te darás la oportunidad de aprender, buscar ayuda y trabajar en equipo. Sabrás que siempre puede haber algo que no salga bien, que te puedes equivocar o que la situación no permite hacerlo mejor. Pero no acabarás insatisfecho, frustrado o sobrepasado, porque habrás aprendido, habrás aprovechado tus oportunidades y habrás sacado lo mejor de ti mismo y de tu relación con los demás.

Imagina que tienes que realizar una presentación a tus jefes de los resultados del trimestre de tu departamento.

Antes de empezar, dedica un tiempo a pensar exactamente cuál es el principal objetivo de la reunión. Revisa qué otras tareas tienes entre manos, si son más importantes o urgentes que la presentación y qué plazos de tiempo manejas. Ten claro qué esperas tú de la presentación y qué esperan los demás. Y si no coincide, intenta hablarlo antes de comenzar la reunión. En definitiva, detalla tus expectativas en términos SMART y actúa en consecuencia.

Es cierto que, al menos al principio, este tipo de análisis basado en expectativas te llevará más tiempo que un “sencillo” lo haré perfecto. Pero solo hasta que conviertas la gestión de expectativas en un hábito. Cuando lo consigas, este análisis te resultará muy fácil y será casi automático. Además, recuerda, conseguirás ser más productivo y vivir mejor.

Quizás piensas que renunciar a la exigencia y perfección es de personas mediocres, incompetentes o conformistas.

“Mi única política es dar lo mejor de mí todos y cada uno de los días.”

Abraham Lincoln, 16º presidente de los EEUU y responsable de abolir la esclavitud

Y es que vivir dando lo mejor de ti todos y cada uno de los días es hacerlo sintiéndote confiado, ilusionado y motivado. Es sentir el error o la equivocación como oportunidades de aprendizaje y mejora. Y estar abierto a probar, a investigar y a colaborar, porque disfrutar del camino es más importante que únicamente llegar a la meta.

¿Quieres ser más productivo y vivir mejor?

Si quieres ser más productivo y vivir mejor, llegar a lo más alto o ser el mejor no debe ser nunca tu meta. Alcanzar la perfección, tampoco.

Deja de ser como el burro que a ciegas y sin descanso persigue una zanahoria inalcanzable.

Establece una expectativa SMART para cada nueva tarea o proyecto que te plantees.

Da lo mejor de ti en cada momento.

¡Y, sobre todo, disfruta!

Este tiene que ser tu objetivo.

Pruébalo con tu siguiente tarea o proyecto, o ponlo en funcionamiento con tu equipo, y cuéntame qué tal te ha ido o qué dificultades has encontrado.

Gracias y hasta pronto,

Cristina Iglesias

PD: Hay mucho más sobre la exigencia y la perfección que te iremos contando en próximas entradas. Por ejemplo, el impacto de estos comportamientos en los equipos o la relación que tienen con la necesidad de control y reconocimiento. Entre tanto, si te ha gustado esta entrada y quieres saber más, te recomendamos el capítulo Exigencia o Excelencia del libro No Es Lo Mismo, de Silvia Guarnieri y Miriam Ortíz de Zárate. También te animo a escribirnos. Estaremos encantados de escucharte, resolver tus dudas y contarte todo lo que quieras saber.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

AUMENTA TUS OPCIONES DE CONSEGUIR LA CARRERA PROFESIONAL QUE DESEAS

AUMENTA TUS OPCIONES DE CONSEGUIR LA CARRERA PROFESIONAL QUE DESEAS

 

Con esta herramienta conseguirás analizar claramente cómo quieres vivir, qué carrera profesional deseas, qué puedes ofrecer a cambio y qué necesitas para conseguirlo.

He leído y acepto la Política de Privacidad*

 

You have Successfully Subscribed!

AUMENTA TU SATISFACCIÓN PERSONAL Y MEJORA TU VIDA

AUMENTA TU SATISFACCIÓN PERSONAL Y MEJORA TU VIDA

 

Con esta herramienta conseguirás tomar conciencia de las distintas áreas que componen tu vida y decidirás en qué aspectos quieres trabajar y mejorar para aumentar tu satisfacción personal y mejorar tu vida.

He leído y acepto la Política de Privacidad*

 

You have Successfully Subscribed!

CONOCE Y COMPRENDE TU FORMA DE RELACIONARTE CON LOS DEMÁS Y MEJORA TUS RELACIONES

CONOCE Y COMPRENDE TU FORMA DE RELACIONARTE CON LOS DEMÁS Y MEJORA TUS RELACIONES

 

Con esta herramienta conseguirás darte cuenta de los aspectos de tu forma de ser y tu comportamiento que muestras más abiertamente y menos a los demás y cómo ellos te perciben en base a esa información.

He leído y acepto la Política de Privacidad*

 

You have Successfully Subscribed!

MASTERCLASS GRATUITA

EFECTO WORKINESS

He leído y acepto la Política de Privacidad*

You have Successfully Subscribed!

MASTERCLASS GRATUITA

EFECTO WORKINESS

He leído y acepto la Política de Privacidad*

You have Successfully Subscribed!